¿Existe la violencia de género hacia la mujer en México?

Por Carlos Palomares Rivera

 Mamá me vienen siguiendo, -Ella ya no contestó, ya no volvió-

El tema de la violencia de género en México implica, en la mayoría de los casos, que el enfoque tomado sea el planteado por el feminismo[1] llegando a sinsentidos de emitir críticas negativas poco informadas sin bases sólidas sobre los ideales y fines del mismo, tachando de radicales a quienes forman (o somos aliados) creyendo que en este país todo marcha como debería ser en una sociedad sana, el propósito de este artículo es invitar a la reflexión de quienes aún piensan que en México no pasa nada.

Se denomina violencia de género “(…) al maltrato que ejerce un sexo hacia el otro, que puede ser de hombre hacia la mujer o viceversa (…)” [2], esta agresión puede ser:

  • Física: Se manifiesta en agresiones al cuerpo.
  • Psicológica: Actos que dañan el equilibrio emocional de la persona.
  • Económica: Acciones limitantes que tengan como finalidad la dependencia económica de una persona respecto de otra.
  • Sexual: Acto en el que alguien degrada o daña el cuerpo de otra persona, sin tomar en cuenta sus deseos o ideas, dañando su integridad física o mental, y ejerce poder para convertirla en un objeto de satisfacción.[3]

Si bien es cierto que la violencia de género es un mal que afecta a hombres y mujeres también lo es que la realidad social del país muestra que las mujeres están en una clara desventaja, por lo tanto, en este artículo me enfocaré solo en la violencia que se ejerce sobre las mismas, analizando de una forma breve la situación del país en tres ámbitos: La violencia psicológica, la violencia sexual y el feminicidio.

a) La violencia psicológica: Esta agresión toma relevancia por la amplitud de la misma, desde vejaciones de padres a hijas o de hombres a mujeres dentro de una relación de pareja, hasta la complejidad donde grupos sociales ejercen violencia sobre las mujeres, tal es el caso de limitar la educación formal (básica o superior) por el simple hecho de ser mujer “(…) según la encuesta que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 4 millones 469 mil 129 jóvenes reportaron que han pasado por incidentes de violencia emocional en el ámbito escolar (…)”[4]. Estas cifras toman relevancia cuando los comentarios van en el sentido a que existen licenciaturas que no son para mujeres. Al respecto, Marisol Olmos, egresada de la facultad de ingeniería, describe para Anagénesis Jurídico su experiencia:

“En la primera clase de toda la carrera mi profesor nos dijo “y las chicas, ¿por qué ingeniería? No me malinterpreten, no quiero juzgarlas, pero realmente no saben lo que les espera allá fuera, pues llevarán el café en donde quiera que trabajen”. Lo primero que experimenté ante esas afirmaciones fue enojo, impotencia y decepción, seguido de dudas.

Ser ingeniero o ingeniera significa ser una persona creativa, capaz de diseñar procesos, objetos, etc., que ayudan a mejorar la calidad de vida, pues la ingeniería es el conjunto de habilidades necesarias para construir cualquier cosa que se pueda cruzar por nuestra cabeza, junta lo preciso de las matemáticas con lo excéntrico del ingenio. Dentro de esta definición no existe una premisa masculina. La ingeniería es para la gente, se diseñan cosas para la humanidad.”[5]

La situación descrita en el párrafo anterior muestra la enorme brecha que existe dentro de la sociedad mexicana para lograr que mujeres y hombres convivamos dentro de un esquema de equidad, ideologías como la descrita solo hacen latente la necesidad de modificar los paradigmas y comprender que la formación académica de una persona no tiene nada que ver con el género.

b) Violencia sexual: La libertad sexual es un bien jurídicamente tutelado por el Estado mexicano, ello quiere decir que toda persona dentro del territorio nacional debería tener garantizado el derecho a ejercer su vida sexual de forma libre e informada, sin embargo, esta descripción sólo queda como letra muerta al enfrentar las cifras respecto a las agresiones sexuales que enfrentan las mujeres:

 “(…) Estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) indican que durante el primer semestre de 2017 se denunciaron en el país 16,631 delitos sexuales, de los cuales 6,444 fueron casos de violación. (…) Esa cifra indica que se presentaron 92.4 denuncias por delitos sexuales cada día, lo que representa un caso cada 16 minutos en promedio. Si solo miramos la violación el reporte promedio es de 35.8 casos, un promedio de una denuncia cada 40 minutos (…)  De acuerdo con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, el 80% de las víctimas son de género femenino (…)”[6]

La libertad sexual a la que hago referencia se ve coartada cuando no es respetado el consentimiento que debe existir en cualquier relación humana, mismo que es revocable en cualquier momento, hacerlo implica no sólo el hecho de no respetar a la persona con la que estás; es un acto vil, deshumano, infame y ruin (por decir lo menos) es atentar contra la confianza y el cariño que sientes por la persona que de pronto se vuelve tu agresor y es cierto, como señalo al inicio, la violencia de género se puede dar de hombre a mujer o viceversa, sin embargo, la violencia sexual también puede ocurrir de hombre a hombre o de mujer a mujer y lo lamentable es la vulnerabilidad del género femenino ante este comportamiento tan deleznable de la humanidad.

c) El feminicidio: En México se tiene un récord vergonzoso respecto a los países de Latinoamérica en el alto índice de violencia de género, de acuerdo con cifras de la sociedad civil al 30 de enero de 2019 hay un registro de 125 feminicidios en el país[7] ésto da como resultado estadístico la muerte de 4.1 mujeres al día por motivos de género. Las altas cifras de feminicidio en nuestro país orillaron al legislador mexicano a crear un tipo penal específico para sancionar esta conducta como un delito:

Artículo 148 Bis [del Código Penal para el Distrito Federal, vigente para la Ciudad de México]. Comete el delito de feminicidio quien, por razones de género, prive de la vida a una mujer.

 Existen razones de género cuando se presente cualquiera de los siguientes supuestos:

  1. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;
  2. A la víctima se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previas o posteriores a la privación de la vida;

III. Existan datos que establezcan que se han cometido amenazas, acoso, violencia o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;

  1. El cuerpo de la víctima sea expuesto, depositado o arrojado en un lugar público; o
  2. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a su fallecimiento.

A quien cometa feminicidio se le impondrán de veinte a cincuenta años de prisión. Si entre el activo y la víctima existió una relación sentimental, afectiva o de confianza; de parentesco, laboral, docente o cualquiera que implique subordinación o superioridad, y se acredita cualquiera de los supuestos establecidos en las fracciones anteriores, se impondrán de treinta a sesenta años de prisión. 

El feminicidio es el acto más grave de los tres que aquí he expuesto, no se trata de restar importancia a los dos anteriores, es más bien el hecho que en este último la consecuencia es la privación de la vida de una mujer por ese simple hecho, ser mujer. Es acabar con una historia, ilusiones, planes, con un futuro. Es quebrantar a una familia es herir a las personas que amaban a quien ahora ya no está, es decidir en qué momento deja de existir alguien, de escribirse una historia. Es un acto atroz.

Las estadísticas están y son claras, tenemos un problema en México y se llama violencia de género, pero, ¿Y las cifras negras? y las historias sin nombre y tantas mujeres muertas sin saber de su paradero, tantas historias sin justicia, tantas vidas truncadas que terminan siendo parte del olvido, que se ven con normalidad, porque en México es normal que niñas, adolescentes y mujeres adultas vivan con miedo. La vida de cualquier persona, sin importar ninguna condición o circunstancia no debe (o debería) quedar como una estadística, como un número de carpeta de investigación o peor aún, como una noticia de la prensa roja.

 Algunas de las ideas del feminismo surgen como una demanda de las mujeres para solicitar su reconocimiento dentro de la sociedad, exigiendo una equidad de oportunidades: a trabajo igual, salario igual; al mismo acceso de oportunidades de desarrollo, a ejercer libremente todos los derechos de los que somos sujetos como seres humanos.

Esta lucha contra la desigualdad, el machismo, la violencia es de todos, soy hombre y cuando leo estadísticas de mujeres muertas por el simple hecho de serlo me duele, me lastima, cuando veo que la delincuencia organizada busca nuevas formas de aprovecharse de mujeres me indigno, cuando leo que hay comunidades en las que las niñas no pueden recibir educación formal sólo porque son mujeres o peor, que hay niñas que son obligadas a contraer matrimonio con hombres a cambio de dinero o bienes para sus familias, que hay comunidades en las que son cambiadas como si se tratase de mercancía, me lleno de rabia e impotencia. El problema de la violencia de género y en general de la equidad de género no es una lucha de poderes entre hombres y mujeres, entre quien está empoderado por encima del otro, se trata de una lucha de mujeres y hombres por vivir en una sociedad libre de violencia donde no se limiten los derechos de nadie y mucho menos bajo el argumento absurdo de la existencia de un género inferior.

¿Existe la violencia de género contra las mujeres en México? Si, si existe y es responsabilidad de la generación actual de jóvenes no repetir patrones violentos y crear conciencia para que ésta no se propague, no se replique, y se erradique. Para que todos los seres humanos vivamos en una sociedad donde ejercer todos los derechos no sea un privilegio.

 

[1]  “(…)Movimiento plural y crítico; de ideas, denuncia y reivindicación, producto del conflicto social que genera una posición de subordinación y desigualdad de las mujeres (…)”

Montero, Justa. El feminismo, un movimiento crítico, disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/inter/v15n2/v15n2a04.pdf 30 de enero de 2019

[2] Instituto Mexicano del Seguro Social. Violencia de género, disponible en: http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/violencia-genero 30 de enero de 2019

[3] Cfr. Ídem

[4] Moreno, Teresa. No deben estudiar dicen a 2.6 millones de mujeres, disponible en: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/no-deben-estudiar-dicen-26-millones-de-mujeres consultado el 1 de febrero de 2019

[5] Maldonado Olmos, Marisol. Género e ingeniería, Disponible en: https://anagenesisjuridicorevista.com/category/feminismos-y-equidad-de-genero/ concultado el 2 de febrero de 2019

[6] Véase: Aroche Aguilar. Ernesto, Cada hora se denuncia más de un caso de violación en México, disponible en: https://www.animalpolitico.com/2017/08/violencia-sexual-2017-violacion/

[7] Salguero, María. Los feminicidios en México, disponible en: https://feminicidiosmx.crowdmap.com/ 01 de febrero de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.